SEMANA SANTA
30 marzo

SEMANA SANTA

La Semana Santa reviste no solo la sacralidad de estos días en el mundo cristiano, sino que denota la especial devoción con que los lugareños evocan la Vida, Pasión y Muerte de Jesucristo.

Se inicia la Peregrinación al Santuario de la Virgen del Abra de Punta Corral, distante unos 25 km. en plena montaña. Una multitud de promesantes y devotos de todas las edades y condiciones sube para buscar a la Mamita, como llaman comúnmente a la Virgen María. Ascienden en conmovedor agradecimiento, con rezos individuales o grupales y la música de las numerosas bandas de Sikuris acompañan el difícil ascenso y hacen olvidar el intenso frío nocturno. En el Abra tienen lugar misas y rezos.

Punta Corral está ubicado por detrás de ese cerro o Loma Larga que se observa a la derecha de la Ruta entre Tumbaya y Tilcara, a mucha altura sobre el nivel del mar, en un lugar ventoso donde golpean las nubes. El clima en Abril es un tanto frío, sobre todo por las noches. Allí encontraremos el Abra de Punta Corral, con una gigantesca apacheta a la Pachamama en un cruce de caminos. Más arriba esta el Santuario de la Virgen que descienden a Tilcara, y hacia el sur, un poco mas abajo el Santuario de la Virgen que descienden a Tumbaya. El domingo de ramos descienden a Tumbaya y el miércoles  Santo descienden a Tilcara.

Miles de peregrinos concurren para la bajada tanto a Tilcara como a Tumbaya cargando en sus hombros la sagrada Imagen en grata compañía de decenas de Bandas de Sikuris.

La procesión de la Virgen sale desde Punta Corral con las primeras horas del alba y llega al pueblo al final del atardecer. La mamita Virgen como la llaman los lugareños baja acompañada por numerosas bandas de Sikuris (El “Siku” es un instrumento netamente andino y el agregado “ri” quiere decir en quechua “el que”. Entonces Sikuri significa el que toca el Siku).

En cada tramo del camino a Punta Corral se puede observar a la orilla de los caminos algunos montículos de piedra llamados “apachetas”, donde el peregrino hace un alto y se inclina agregando otra piedra más, como significando la unión alcanzando de los demás.

Si concurrimos a Tilcara para la “La Bajada de la Virgen” podremos detectar con detenimiento esos componentes de lo andino: a Tilcara concurren poco más de 1000 sikuris que tocan a la misma vez, podremos ver la disposición de las apachetas a las orillas de los caminos y también conversar con quienes concurren año tras año para honrar a la imagen.

Para los quebradeños esta devoción es primordial en las celebraciones de la Semana Santa. Cuando la “Virgencita” llega al pueblo se siente retumbar la música de los sukuris, se levanta los pañuelos al aire y se arrojan flores de virreyna, estatíes y claveles saludando a la una imagen sagrada.

SemanaSantaTilcara maxresdefault

Fuente y Texto completo: www.tilcarajujuy.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>